El motivo de una decisión

Buenas a todos los que seguís este blog.

En el día de hoy quiero expresar los motivos que me han llevado a tomar una decisión respecto a mi equipo fotográfico que puede que no todo el mundo comprenda y que no por acertada ha sido menos difícil para mí.

Se trata de la venta de todo mi equipo Canon, que como muchos sabrán era bastante, para adquirir un nuevo equipo teóricamente de inferiores prestaciones, de la marca Nikon.

Pues bien, estos son los motivos que me han llevado a ello.

Todos los que saben algo de fotografía o siguen blogs y turoriales vía internet, han visto alguna vez un artículo o un video sobre qué cámara escoger y cosas así.

Pues bien, cuando yo adquirí mi equipo fotográfico profesional, me hice con un poco de todo para poder afrontar cualquier trabajo que se me presentara.

Con el tiempo, he ido afinando mucho el campo en el que me estoy desarrollando profesionalmente, orientando mi vocación hacia las bodas, como podéis ver en mi web.

No significa esto que no vaya a hacer otra cosa si se me presenta la ocasión, pero el 90% de mi labor la realizaré en bodas.

También es verdad que mi forma de trabajar las bodas es muy concreta, por lo que solo necesito de un par de objetivos fijos y un flash. En cuanto a cuerpos, lo mejor es disponer de dos a la vez, con lo que ello supone en cuestiones de peso.

La solución que he adoptado ha sido reducir mi equipo a lo necesario para afrontar con total confianza mi trabajo más habitual y si necesito en un momento dado algún equipo extra, la solución es tan sencilla como alquilar lo que pueda necesitar.

Por estos motivos que acabo de exponer, decidí vender mi único y pesado cuerpo 5d MkIII y adquirir dos unidades de la Nikon d 610 con sendos objetivos fijos y además más ligeros que los que tenía hasta la fecha.

Esto me permitirá trabajar más rápido y con mayor seguridad.

Pero, ¿por que Nikon d610 y no Canon 6d?

Aquí es donde la respuesta se hace un poco más técnica. El motivo es sencillo y perfectamente comprensible, las características de cada cámara me han hecho decidirme sin dudar por el equipo de Nikon.

Tener una doble ranura para tarjetas de memoria e ir creando una copia de seguridad de cada foto es imprescindible para mí, también lo es el número de puntos de enfoque de la cámara y ahí la Nikon vence por goleada, 39 frente a 11.

El último motivo, puede parecer liviano, pero en absoluto lo es. Se trata de la cobertura de visor, que en la Canon es del 98% y en la Nikon del 100%.

Este motivo puede parecer a algunos una tontería, pero cuando trabajas como yo, haciendo las fotos en la cámara y no en post producción, necesitas ese 2% del visor para asegurarte de que nada no deseado entre en la imagen.

Este no es un factor muy importante cuando trabajas con el objetivo 85mm porque es mas difícil que algo no deseado entre en el encuadre, pero con el 28mm es muy probable que se te cuele algo.

Por último, pero no por ello menos importante, está el tema de los objetivos, que como ya he dicho, son un 28 y un 85mm ambos f/1.8.

¿Por que f/1.8 y no 1.4? El motivo es también sencillo y comprensible. Desde que trabajo en fotografía de boda siempre he trabajado en apertura 1.8 aun cuando mis objetivos tenían ese 1.4, pero no me ha hecho falta ese extra de luminosidad en ningún momento y eso que trabajo sin flash.

Por lo tanto, es absurdo gastar el triple y acarrear con el doble de peso solo por tener unos objetivos más “pro” y fardar más. Así que la opción más lógica y razonable era adquirir objetivos 1.8 cuya calidad es sobradamente demostrada y su peso la mitad como ya he comentado.

La conclusión de todo esto es que antes de adquirir un equipo excesivo, hay que tener claro qué es lo que hace falta, para qué se va a usar y por supuesto, si necesitamos el tope de algo o podemos hacer el mismo trabajo con algo más económico e invertir lo restante en formación que es lo que realmente nos hará mejores fotógrafos.

Espero, como siempre, que os haya gustado mi explicación y no dudéis en preguntar cualquier duda que tengáis.
Salud y buena vida!